Beneficios de comer carne 3 veces a la semana

Beneficios de comer carne 3 veces a la semana

Artículo de invitado de Jesús Sánchez, de cocinabueno.com

Puede que, en alguna ocasión, hayas escuchado que la carne no es del todo buena para la salud. Hoy vamos a desmentir ese mito. De primeras, afirmar que la carne tuvo un papel vital en el desarrollo del cerebro humano durante la época prehistórica. Así lo constataba un estudio realizado por la Universidad de Harvard.

Con todo, es importante que la carne que consumamos sea de calidad. Hacerlo 3 veces por semana (dos de carne blanca y una de carne roja) va en favor de nuestra salud.

Veamos qué beneficios aporta.

¿Qué diferencia hay entre la carne roja y la blanca?

La carne roja es la procedente de la ternera, la vaca, el cordero, el cerdo, el caballo y la cabra. No hay que abusar de su consumo, pero es interesante que esté presente en nuestra alimentación. Con una dieta variada, consumir carne roja una vez por semana no supone problema alguno, más bien al contrario. Así pues, es importante tener en cuenta nuestro contexto alimenticio.
El pollo, el pavo y el conejo son considerados carne blanca. En el caso de cordero y cerdo puede ser roja o blanca, dependiendo de la edad. La procedente de los animales más jóvenes es blanca, y la de los adultos, roja.

Y sobre la salud, ¿qué beneficios tiene?

La carne es una gran fuente de proteínas, necesarias para el desarrollo de nuestros músculos y para los tejidos del cuerpo. Las carnes magras, en concreto, nos aportan todos los aminoácidos esenciales.

La carne blanca nos otorga proteínas de alto valor biológico, y además contiene pocas grasas saturadas, por lo que es más fácil de digerir e ideal para bajar de peso. También contiene otros minerales a parte del hierro, como el zinc, el cobre y las vitaminas del grupo B.

¿Cómo debemos consumirla?

A la plancha, asada al horno o estofada con verduras son algunos ejemplos. También es recomendable reducir el uso de aceite en el proceso de cocinado. Para ello, puede ser aconsejable el uso de pequeños electrodomésticos que ofrecen ventajas sanas. Dos ejemplos son las freidoras de aire o los robots de cocina. Este tipo de prácticas son positivas para llevar un mejor control sobre las calorías diarias.

La carne roja tiene un alto contenido en mioglobina (un pigmento rico en hierro).
Esto ayuda al transporte del oxígeno en sangre. Para crear la hemoglobina (y ayudar la cicatrización de la piel) es necesario el zinc, y la carne roja lo contiene.
Como dato, el hierro de las carnes se absorbe cinco veces más rápido que el de las legumbres y las verduras. Es un tipo de hierro hemo, y el de los vegetales no.
También es una fuente rica en vitamina B12, por lo que ayuda a metabolizar las proteínas y a mantener el sistema nervioso central. Además, incluye una alta cantidad de grasas, sobre todo saturadas, por eso se debe consumir tan solo una vez a la semana. No hay que tener miedo a tomarla siempre que se haga con moderación.

Y con los embutidos, ¿qué hacemos?

Siempre que no se coman en exceso está bien. Un capricho (o aperitivo mientras se prepara la comida o la cena) no es dañino. El problema puede aparecer si esto se convierte en rutina todos los días hasta el punto de sustituir a otros alimentos.
En definitiva, es interesante mantener una dieta basada en productos lo menos procesados posibles, y tomar carne tres veces por semana, dando siempre preferencia a la magra. Lo ideal es que esa carne sea de la mayor calidad: si se opta por comprarla en las charcuterías, carnicerías de mercado o pequeños locales en nuestros barrios, mejor. Si no hay más remedio que pasar por el súper, no pasa nada. Habrá que mirar el etiquetado y tratar que su porcentaje de carne sea elevado.

Jesús Sánchez
cocinabueno.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú